Mis pequeñas sonrisas

jueves, 27 de septiembre de 2012

And any time you feel the pain. Hey Jude, refrain.

"Como si fuera un secreto, o una habitación cerrada, o un armario que nadie puede abrir porque hace muchos años que se perdió la llave. Y yo sé que se ha convertido precisamente en eso, en un armario cerrado que no podemos abrir, pero está aquí, su corazón late, su sangre circula, su pecho sube y baja porque sus pulmones se llenan de aire y luego lo expulsan, y la sabana de arriba se ahueca sobre su cuerpo por las mañanas. Eso no es culpa suya, no es culpa de nadie, pero está aquí, y está así, y no es él, pero quizás podría volver a serlo si alguien encontrara en alguna parte una llave capaz de encajar en la cerradura de un armario cerrado, perdido, desahuciado. Porque en estos casos nada es completamente imposible, imposible del todo. Eso es lo que dicen los médicos."






             






                                                                           - Ni siquiera el tiempo me hará olvidar lo que tú una vez fuiste incapaz de recordar.  

sábado, 25 de agosto de 2012

Aferrados a un abrazo para subsistir al vértigo.

Y otra vez aquí, frente a mi botella favorita de Martini, intentando descifrar esa frase que basa mi vida, la de siempre, “Luck is an attitude”, y es que no, nunca he dejado de ser una ingenua, es otro de mis defectos, sigo sin creer en la suerte, al fin y al cabo, para mí siempre fue ese factor biológico que consigues a base de invertir todas tus fuerzas en un sueño, siempre creí y creo que si haces algo bien tendrás su “Buenos días, princesa” al despertar, sus besos en tu cuello y sus abrazos llenos de te quieros cuando algo va mal, que si empleas tu vida a fondo en algo, lo conseguirás, sólo hace falta un poco de corazón, litronas de lágrimas aliadas a noches sin dormir y unos cuantos golpes con la misma piedra, pero, al final, un cubata de Martini con sabor a ti nunca viene mal.

martes, 31 de enero de 2012

Es imposible pasar de página, si lo que tú querías estaba en el capítulo anterior.

Volviste a ser, como siempre, una razón indispensable, una razón más por las que me siento tan estúpida y miserable, volviste a hacerme llorar, como todas las noches, a recordarme que ya no estás aquí, advertiste que mi sonrisa ya no era la misma que aquella vez cuando colgaste veinte estrellas de tu lámpara para avisarme que siempre te acordarías de mí, aún siguen allí, aun sin ti siguen despidiendo la misma tenue luz dorada que cuando el color de tus ojos parecía ser el mismo mar que cautivaba almas allá donde mirabas, cuando aún no se habían vuelto grises y cuando todavía brillaban de esa forma que tú sólo entendías, pues, en lo que se refiere a estrellas, ni siquiera la mayor explosión de supernova conseguiría desprender tanta luz como tú. Porque fuiste la luz en mis días grises, hasta en los más negros, cuando todo estaba del revés y lo más cerca que se encontraba mi sonrisa de mí era donde ni siquiera los mejores mineros podían llegar, donde el mínimo rastro de oxigeno era como el mayor tesoro del mundo, y aun así, conseguiste devolver la sonrisa a mi cara, una cara llena de pánico, donde la sonrisa que acababas de poner temblaba por miedo a desaparecer mientras mi corazón luchaba por mantenerse a salvo y en mi cabeza retumbaban aquellas optimistas palabras que repetías sin descanso, intentando creerte a ti misma, mientras formabas una pequeña pajarita con una servilleta de aquel hospital mugriento, sacabas fuerzas que no tenías y me contabas una pequeña historia que nunca terminaba, que terminará cuando te olvidemos, y eso sólo significa que vivirás para siempre.

Ahora sé que no sólo he perdido a mi estrella, la que me levantó al caer, he perdido a mi cielo, el que río conmigo y me hizo sentir todo eso de lo que hablan cuando dicen que la felicidad puede salirse de las orejas; fue a su lado cuando mi cabeza creció para abarcar aquella enorme sonrisa que se formaba al ver aquellos ojos azules llenos de vida y de luz, los que hipnotizaban miradas y bailaban al son de aquella sonrisa preciosa, la que a pesar de todo nunca se borró del todo, la que aún tenías cuando me preguntaste quién era, porque, en algún lugar del fondo, aún sabías que seguía siendo la niña de tus ojos, tu pequeña estrella.

jueves, 5 de enero de 2012

La verdad, empiezo a echarte de menos.

Posiblemente mi mayor defecto sea creerme  todas esas cosas de que el tiempo pone a cada uno en su lugar, todo eso de que si tratas de ser positivo te irá mejor, de que la suerte no es un factor biológico, sino que la adquieres a base de invertir todas tus fuerzas en ese sueño que llevas siguiendo desde que aprendiste a separar llorar de gritar, desde que en una noche de verano te tapaste con todas las sabanas de la casa, y lo que no eran sábanas, y lloraste hasta que te diste cuenta que deshidratarse a base de lágrimas no era la mejor forma de morir, porque, aunque lo deseabas igual que una niña de dos añitos desea un nenuco por Reyes, te querías demasiado como para matarte a ti mismo, porque al final, a excepción de dos, todos somos lo suficientemente egoístas como para pensar cien veces y, las cien, pensar en nosotros. Y mientras estás sumido en tu ego te interrumpe el despertador, así que después de no pegar ojo en toda la noche decides levantarte con el pie derecho mientras llevas pegado en la frente: “Para ser feliz hay que obligarse” Te habías levantado con ganas de ser optimista y de resolver tus problemas mientras tu madre, que acababa de pasar por tu cuarto, se preguntaba cómo coño habías conseguido volver a casa y ponerte el pijama después de la cogorza que debías de llevar y de la paliza que te debieron de meter para acabar con esos ojos hinchados en los que no se distinguía muy bien lo que es el ojo de aquella ojera morada en la que no servirían productos hechos a base de zumo de limón para, a partir del negro, dejar ver algún trocito morado. Después de recibir la bronca de tu madre por salir de juerga sin decir nada, cuando en realidad te habías acostado a las ocho de la tarde porque no tenías ganas siquiera de ver tu serie favorita de la cual no te habías perdido ni un solo capítulo en tres años, alcanzas un espejo, te lavas la cara pensando que volverás a estar como nuevo y al mirar de nuevo al espejo te das cuenta que sigues igual, pero ahora ya no tienes aquel cartel pegado en la frente, ni siquiera tienes ganas de ser optimista y ya te da igual pisar primero con el pie izquierdo o quedarte de pie en la ducha viendo como cae el agua; pensando que al menos ella es feliz. En realidad, ni eso.

sábado, 31 de diciembre de 2011

Hasta las torres más altas cayeron.

Porque ya no queda nada en lo que creer, nada por lo que luchar, nada por lo que levantarse cada mañana y sonreír, nada por lo que guardar la esperanza, porque aunque creas que no, siempre esperé que esta vez fuera como todas las demás; que al final acabarías por levantarte con esa mierda de camisón cutre que suelen dar en los hospitales y, de un fuerte abrazo, cogerías un gran impulso para volver a casa. Porque ya no sirve de nada llorar, ni no sentirse con fuerzas suficientes como para plantarle cara a esta mierda de mundo en la que la gente se cree que te ayuda cuando te dice lo siento, que nunca entenderé por qué pide perdón una persona que no entiende cómo coño te sientes después de haber perdido una parte de cielo y si me apuras, el cielo entero. Porque sigo prefiriendo, ahora y  durante algún tiempo más, que me cuenten las cosas como a un niño de un añito se le explica que primero va el pie derecho, después el izquierdo y, ¡otra vez!; que me digan que existe el cielo, que puedo escribir una preciosa carta a los Reyes Magos pidiendo que vuelvas y que, como son magos, volverás, que tal vez no te vea, pero que seguirás aquí, a mi lado, que cogerás mi mano y aguantarás otros dieciséis años sin soltarla de nuevo y cuando lo hagas sólo será para cambiar de mano, como ahora. 

martes, 20 de diciembre de 2011

Porque a su lado el cielo entero me parece poco.

"Si hay algo que he aprendido, es que la piedad es más inteligente que el odio, que la misericordia es preferible aún a la justicia misma, que si uno va por el mundo con mirada amistosa, uno hace buenos amigos."

- Pues si eso es verdad, si la mirada es proporcional a la amistad que buscas, aquel día debí salir de casa con una mirada terriblemente amistosa.


Lo cierto es que no sé si todavía no sabe que no soporto verla llorar, que echo de menos su mirada despistada y su sonrisa de tonta, todos mis dilemas estúpidos a su lado, que podíamos parecer retrasadas, incluso inmaduras, pero ella reía y yo también. Que puede parecerte incoherente pero prefiero su felicidad incondicional a cualquier cosa, que, por supuesto, volvería a ser incoherente si te diría que prefiero su felicidad a la mía, pues de los dos dedos que tengo de cabeza solamente uno y medio ya lo uso para saber a ciencia cierta que mi felicidad es linealmente dependiente a la suya; y el otro medio, bueno, pues éste no sirve para otra cosa que para hacerme sonreír cuando ríe y hacerme llorar cuando llora. Ya ves, tampoco soy un mecanismo demasiado complicado ni mucho menos perspicaz, aun así, aquel día la suerte debió, de alguna manera, rozar mi corazón, pues como ves de las siete mil millones de personas que habitan este planeta elegí sin ningún reparo y sin cometer el mínimo error a la mejor persona de todas, a la mejor amiga o, por lo menos, la mía. Porque por mucho que sea científicamente incorrecto e imposible, bueno, digamos improbable pues creo que tengo suficientes razones como para creer que aunque sólo haya una posibilidad entre un millón merece la pena intentarlo o, sino, nunca hubiera creído que algo como ella pudiera llegar a pasarme, ella es exactamente como una estrella fugaz, como mi estrella fugaz.

- Que la quiero, desde la yema de los dedos hasta la punta del pie, mientras estoy de puntillas intentando bajarle una estrella.

domingo, 18 de diciembre de 2011

+ Life is what happens to you while you're busy making other plans.

Y es que los planes son sólo un dibujo en una servilleta de papel y por mucho que te empeñes al final tus planes le importan una mierda al resto del mundo. Y ya puedes ponerle cabeza, corazón o un taco de servilletas emborronadas con sueños, que la vida tiene otros planes para ti.


Porque podemos pasar media vida esperando a que todo nos salga según lo escrito en una servilleta de papel,esa que escribimos hace un par de años, en un arrebato de melancolía; esperamos aprobar ese examen, esperamos encontrar la felicidad sin darnos cuenta de que es ella quien tiene que encontrarnos, esperamos encontrar el amor de nuestra vida al girar la esquina de la calle, esperamos dejar de tener miedo algún día,esperamos hacer el viaje de nuestra vida con quince años, esperamos que una canción nos toque en lo mas hondo, esperamos ganar siempre, esperamos que al lanzar la moneda salga cara, esperamos que nuestro equipo gane la liga, esperamos tener claro lo que queremos estudiar, esperamos conocer con quien viviremos en un futuro, esperamos saber como decorar nuestra casa cuando llegue el momento, esperamos no derramar ni una lagrima más, nos juramos y perjuramos cada domingo que el lunes va a ser el principio de una nueva vida, que vamos a cambiar definitivamente. Sin embargo, lo único que conseguimos es perder el tiempo planeando sueños imposibles porque, como bien dice una frase, "quien no arriesga, no gana" y así es, puedes planear y soñar todo lo que quieras, puedes sentarte en un banco y esperar, pero si no luchas, jamás lo conseguirás, porque la vida no va a parar por ti, eres tú quien tiene que empezar, cuando quieras y si me apuras exactamente ahora, porque será entonces, cuando te levantes y decidas no ser un fracasado sino un triunfador, una de esas personas que luchan por sus sueños, será entonces, cuando arriesgues para ganar cuando dejes de perder, exactamente entonces, y podrás caer, como todos, pero tus lágrimas tendrán un sabor completamente diferente al que tuvieron antes, porque esta vez no habrá lugar para dudas, porque has hecho lo imposible, porque ya no será por falta de ánimos ni de fuerzas y mucho menos de intentos, porque esta vez las lágrimas serán las de un luchador, serán directamente proporcionales a las de un triunfador, así que si la vida no piensa pararse, ¿a qué esperas tú para alcanzarla?