Mis pequeñas sonrisas

sábado, 31 de diciembre de 2011

Hasta las torres más altas cayeron.

Porque ya no queda nada en lo que creer, nada por lo que luchar, nada por lo que levantarse cada mañana y sonreír, nada por lo que guardar la esperanza, porque aunque creas que no, siempre esperé que esta vez fuera como todas las demás; que al final acabarías por levantarte con esa mierda de camisón cutre que suelen dar en los hospitales y, de un fuerte abrazo, cogerías un gran impulso para volver a casa. Porque ya no sirve de nada llorar, ni no sentirse con fuerzas suficientes como para plantarle cara a esta mierda de mundo en la que la gente se cree que te ayuda cuando te dice lo siento, que nunca entenderé por qué pide perdón una persona que no entiende cómo coño te sientes después de haber perdido una parte de cielo y si me apuras, el cielo entero. Porque sigo prefiriendo, ahora y  durante algún tiempo más, que me cuenten las cosas como a un niño de un añito se le explica que primero va el pie derecho, después el izquierdo y, ¡otra vez!; que me digan que existe el cielo, que puedo escribir una preciosa carta a los Reyes Magos pidiendo que vuelvas y que, como son magos, volverás, que tal vez no te vea, pero que seguirás aquí, a mi lado, que cogerás mi mano y aguantarás otros dieciséis años sin soltarla de nuevo y cuando lo hagas sólo será para cambiar de mano, como ahora. 

3 comentarios:

  1. Se me han saltado las lágrimas con esta entrada.
    Yo también pensé que sería como la vez anterior, que volvería a levantarse y estaríamos todos como antes...pero no.
    Pero no dudes, que tienes un ángel que no te va a dejar sola ni un segundo...Es lo que tienen las personas grandes, nunca desaparecen, al menos del todo.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. "Es lo que tienen las personas grandes, nunca desaparecen, al menos del todo."

    Me ha encantado esa frase, muchísimas gracias. Un abrazo.

    ResponderEliminar
  3. :O que bonita entrada
    muchas gracias por tu comnetario un blog presioco :),

    ResponderEliminar